Ubicada a 20 minutos de Portoviejo, capital manabita, su bella playa y cálido clima convierten a Crucita en un sitio ideal para visitar y vacacionar durante todo el año.

Aparte de los amantes de su tranquila playa, el sol, la arena y el mar, es preferida por los aficionados a alas delta y al parapente para realizar estas prácticas desde el sitio conocido como La Loma, aprovechando las bondades del viento y las corrientes ascendentes. Sus aguas son de color azul verdoso y la arena es de grano fino. En los alrededores de la Playa de Crucita se puede encontrar restaurantes, hoteles, embarcadero, cafetería y discotecas en las que se puede disfrutar de un rato agradable en compañía de familiares o amigos.

Su privilegiada posición geográfica (en el valle del río Portoviejo), permite la realización de paseos por hermosos senderos y paisajes, pues posee un manglar con diversidad de flora y fauna, que permite disfrutar de la observación de diversas aves y plantas. Además en la Playa de Crucita se pueden realizar la pesca deportivapaseos en lancha y en cuatrimotosnatación y voleibol playero. Son famosos los eventos internacionales de estos deportes, que atraen la mirada de miles de personas.

Está considerado uno de los destinos turísticos playeros preferidos de Ecuador, gracias a sus más de 13 kilómetros de playa, sus olas altas, la maravillosa vista que ofrece y la calidez de su gente. Es visitada no solo por gente de Manabí, sino de todo el Ecuador y también por gran cantidad de turistas internacionales. La cada vez mayor popularidad de este balneario entre los turistas del país y extranjeros, empresas nacionales e internacionales han apostado por el desarrollo turístico de este balneario, con restaurantes, hoteles, hostales, agencias de turismo, lo que ha dinamizado la economía y creado diversas fuentes de empleo.