HIMNO DE CRUCITA

Del Pacífico gema Inefable
Oh Crucita, ondina del mar
Manabita, fortín, venerable
de trabajo y orgullo sin par

Con argéntico canto loamos
al cenit de tu épica historia,
que a tus hijos los nutre de gloria
a la espera del nuevo auroral.

Crucitenses por siempre seremos
con aureolas de innata prestancia
sin mezquina, sin vil arrogancia
hoy luchamos por verte triunfar

Es en junio que naces portento
al amparo de Dios que te guía,
hacia el puerto de eterna ambrosía,
donde brille tu místico afán.

En tu azarja hay herencia y cultura,
donde luce el amor de la gente
adalid singular diligente,
manantial de sublime verdad.

En tus playas se aduerme el turista
se extasía en tu mar, en tu cielo;
pescadores con fe, con desvelo,
lanzan redes en busca del pan.

En tu suelo fecundo germina
el esfuerzo del hombre semilla
convertida en genial maravilla
para ser el sustento vital.

Del Pacífico gema Inefable
Oh Crucita, ondina del mar
Manabita, fortín, venerable
de trabajo y orgullo sin par

Tus mujeres son ninfas vivientes
Expresión de excelencia y linaje
engalanan la faz del paisaje
al nacer y crecer en tu lar.

Aquí están los añejos recintos
para hacerte mejor cada día
y entornar la marcial sinfonía
de sentir que vivimos en paz
de sentir que vivimos en paz